El Coaching y las competencias emocionales y corporales

Recuerda cuando por primera vez viste a esa chica/chico y sentiste mariposas en la panza… ¿Acaso no te ruborizaste o empezaste a reír sin parar?

¿Acaso nunca sentiste esa tensión en la cara, en los hombros, para lo que muchas veces tomaste un analgésico con la finalidad de adormecer el síntoma? Y cuando se repitió la situación que te molestaba, el síntoma reapareció…

¿Escuchaste a tu cuerpo cuando todo tu ser quería decirte algo? Si alguna vez lo has hecho, también puedes haberte sentido pleno@, sin tensiones y más liviano que nunca.

¿Te paso de escucharte decirte a ti mismo@ que sos una gran persona, que sos perfecto así tal cual sos?

La vida es un constante compromiso, que necesitamos renovar constantemente.

El Coaching que se enfoca en el lenguaje puede ser muy efectivo ya que la palabra es la materialización de las imágenes que viven en nuestro ser.

Y para aumentar la eficiencia de las Sesiones, algunos Coaches, como es mi caso, con un Posgrado en en Valoración y Gestión corporal, consideramos muy seriamente que vivimos en un cuerpo que está dirigido en su mayor parte por las emociones, sensaciones e instintos.

Porque en cada síntoma que sufrimos, en cada cosa que nos pasa, en cada emoción que nos atraviesa, en cada situación de nuestra vida… ¡NUESTRO CUERPO HABLA!

La emoción no la puede callar el cuerpo, ni el pensamiento. Ninguno de los tres aspectos del Ser (Mente, Cuerpo y Emoción) pueden existir sin los otros dos.

Es en el cuerpo donde vivimos la vida, además de los pensamientos o ideas. Porque, aunque nuestras creencias, juicios o valores determinen nuestra identidad, todo ello se traduce en acción. En comportamientos, actitudes, movimientos, atracciones que se viven a través del cuerpo.

Y recuerda: Para escuchar al cuerpo hay que tener un entrenamiento

Con Cariño

Alejandra Epelboim

¿Te gustó este artículo?

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba